Leyendas del futbol Olímpico – Andrade

Comparte la historia ...

Leandro Andrade nació el  22 de noviembre de 1901 en Salto, Uruguay.  Gracias a sus magníficas actuaciones, fue un futbolista uruguayo considerado el primer gran jugador negro de la historia del fútbol.

Su gran habilidad y excelente juego llamó la atención de los aficionados en la Copa América de 1923, donde su selección conquistó el título.

Su refinada manera de jugar el fútbol encantó a los franceses en los Juegos Olímpicos de 1924 a punto de ser apodado de La merveille noire (la maravilla negra), siendo considerado una de las leyendas del futbol olímpico.

Leandro Andrade jugaba en el medio campo y se consolidó como el cerebro de los equipos uruguayos campeones de los juegos olímpicos de 1924 en París, y 1928 en Ámsterdam.

Jugó en la Copa Mundial de 1930 a los 29 años, lejos de su mejor forma, más bien lo suficiente para ayudar a la celeste a conquistar el título mundial.

Carrera local

Comenzó su carrera en el Bella Vista equipo en el que jugó hasta el año 1924.  Una vez que concluyó su brillante participación en los Juegos Olímpicos de París, pasó a formar parte del Nacional, donde jugó hasta el año 1930.

Considerado ya una figura tanto en su liga local como a nivel internacional. Leandro Andrade deslumbró al público durante la Gira europea de 1925 y la gira por Norteamérica de 1927.

Una vez concluída su participación en la primer Copa del Mundo de futbol, Andrade vestiría la casaca de Peñarol, logrando los títulos de 1932 y 1935.

Luego jugó en Argentina, en Atlanta, en Argentinos Juniors y en Talleres de Remedios de Escalada, retirándose definitivamente de la práctica deportiva jugando por el Montevideo Wanderers.

Carrera internacional

Integró la selección de Uruguay que partcipó en la Copa América de 1923, logrando el campeonato.  Ese sería su debut en las grandes competiciones.

Lograría el puesto de privilegio en las ediciones 1924 y 1926, siendo subcampeón en 1927 y tercero en 1929.

Como ya se comentó, fue campeón de los Juegos Olímpicos de París en 1924 y nuevamente en los Juegos olímpicos de Amsterdam 1928, refrendando su condición de estrella del futbol.

Su intuición y elegancia dentro del terreno de juego, le permitieron convertirse en el motor uruguayo que alcanzó ambas medallas, escribiendo su nombre entre las Leyendas del futbol Olímpico.

La primer Copa del  Mundo de Futbol, celebrada en Uruguay en el año 1930, supuso su última gran conquista, aunque su nivel ya venía en declive.

A pesar de ello, el aporte de Leandro Andrade a su equipo fue indudablemente importante para que Uruguay se consolidara como el mejor equpo de futbol en el mundo de los años veinte.

Hombre de grandes contrastes, fue un entusiasta del carnaval y tocaba violín y tamboril en la vida nocturna montevideana. Llegó incluso a bailar el tango con la famosa Joséphine Baker durante su estadía en París.

Murió muy pobre y ciego en el asilo Piñeyro del Campo, casi olvidado de todos, a los 56 años de edad.   El 5 de octubre de 1957, José Leandro Andrade, una de las  leyendas del futbol olímpico, dejaba de existir.

Video: leyendas del futbol olímpico José Leandro Andrade.

Cortesía fideoboca  Visita su canal

Leyendas del Futbol Olímpico

Relacionados:


Comparte la historia ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *