Leyendas del Futbol Olímpico Annibale Frossi

Comparte la historia ...

Annibale FrossiEl torneo de futbol de los Juegos Olímipicos de Berlín 1936, dieron lugar a una de las más fascinantes leyendas del futbol olímpico Annibale Frossi.

Frossi llamaría la atención desde su debut en el futbol.  Debido al padecimiento de miopía desde su nacimiento, el jugador utilizaba gafas, para poder contar con una `visión correcta.

Esto le acarrearía muchas burlas, pero cuando se desplazaba en el campo de juego con una inteligencia poco común y destroncaba a las defensivas rivales, todos los espectadores admitían que se encontraban frente a un jugador excepcional.

Annibale nació un 6 de agosto de 1911.  Comenzó su carrera como futbolista profesional con el Udinese, y, tras una larga estancia en la Serie B (con Padova, Bari y L’Aquila) fue descubierto por el entrenador de la selección italiana, Vittorio Pozzo.

Fue pieza fundamental en el torneo olímpico, llevando de la mano a su selección a conquistar la medalla de oro del torneo de futbol de los Juegos Olímpicos Berlin 1936.  No se conformó con eso.  Se convertiria en el máximo anotador del torneo, con siete tantos.

Dentro de las leyendas del Futbol Olímpico Annibale Frossi comparte el destino de varios de sus colegas: nunca pudo disputar una Copa del Mundo de Futbol.

A su regreso de los juegos, varios equipos mostraron su interés por tenerlo en sus filas.  Inter de Milán lo contrataría y la apuesta resultó ya que ganaron el campeonato de la liga o “Scudetto” en 1938 y 1940, y la Copa de Italia en 1939.

Frossi fue convocado para un par de encuentros previos al torneo de Francia 1938, pero el seleccionador nacional, Pozzo, se decidiría por otro jugador para la lista final.

Tras su retiro como jugador activo, Frossi se convertiría en entrenador, con resultados más bien discretos.

A pesar de ello, se convertiría en uno de los hombres más influyentes  en el desarrollo del catenaccio o teoría “lock-out” del fútbol.  Frossi menudo declaró que “el partido de fútbol perfecto es aquel que acaba de 0-0″, ninguno de los equipos, evidentemente, de haber cometido un error”.

Las teorías futbolísticas defensivas de Frossi, Nereo Rocco y más tarde de Helenio Herrera, se convirtieron en dominantes en el fútbol italiano para los 25 años más o menos después de su etapa en el Inter.

Este estilo que caracterizaría a la selección italiana de la postguerra, les permitieron alcanzar el título mundial de 1982 y posteriormente en el 2006.

Frossi era un graduado de ingeniería. Más tarde trabajó como gerente general en la industria, y luego en los últimos años de su vida fue columnista del Corriere della Sera de Milán.

Dejaría de existir el 26 de febrero de 1999 dejando una huella permanente en el futbol y un registro que reza:  Leyendas del Futbol Olímpico Annibale Frossi.

Video: Leyendas del Futbol Olímpico Annibale Frossi

Más Leyendas del Futbol Olímpico

Leyendas del Futbol Olímpico Annibale Frossi


Comparte la historia ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *